Una tía maravillosa

20090817142712

Conocí a la chica maravilla cuando todo el mundo es aparentemente maravilloso. Había luces tenues ultra favorecedoras para los rostros ojerosos,  rostros que revelaban su verdadera identidad durante los escasos segundos que dura un flash de cámara de fotos, o sólo cuando creían que nadie los miraba, y entonces dejaban de sonreír.

Pues bien, la chica maravilla no necesita luces, ni flashes, ni focos. Ella misma es un foco proyector de luz (mucha luz) y proyecta sonrisas allá por donde pasa y por donde pisa. En astrología a un objeto así se le denomina sol; en mi blog, que es mucho más cordial y más de letras que de ciencias, lo llamaremos solete.

La chica maravilla no necesita aditivos, no se echa azúcar en el café porque si algo la sobra es dulzura. Tampoco necesita accesorios, aunque creedme, los complementos la sientan increíblemente bien, y aunque lleve tacones, creepers o plataformas, tiene los pies bien asentados en la tierra.

Cuando supe que iba a desayunar con la chica maravilla, alguien me dijo que iba a ser un desayuno con diamantes y amigos, esa persona fue todo un visionario y todo un adivino, porque efectivamente, ella es como los diamantes, y diamonds are a girl best friend.

Me encanta descubrir tesoros en Madrid y yo quiero otro desayuno con rollo, flow y paseo con la chica maravilla.

Anuncios

Acerca de Carla Gerfeld

Colaboradora es la palabra. Lados Magazine / InCalling
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s